.comment-link {margin-left:.6em;}

Monday, January 14, 2008

 

... y en la fotosíntesis puede estar la solución.

Creo que, hoy más que nunca, y sobre cualquier problema que se nos plantee, hemos de pensar todos. Por mero “instinto” de supervivencia, es una función que no vamos a poder delegar. Aunque nuestras neuronas tengan muchas limitaciones, estamos obligados a no aceptar directrices de nadie como artículos de fe, como hasta la fecha hicimos. Por muy “científica” que sea la etiqueta que luzcan. No sé si en otro tiempo hubo razonamiento científico libre; yo pensaba que sí. Pero de lo que estoy seguro es de que hoy es casi inexistente, y de que, desde luego, en su mayor contingente está de una u otra forma secuestrado por el Poder bajo muy eficaces presiones.
En estas condiciones no podemos librarnos de la dolorosa sospecha de que, cuantos comunicados emanen de todos los comités científicos, (los que ahora haya y los que pueda haber), no serán otra cosa que “la voz de su amo”. Así la autoridad de la Ciencia mundial queda ante nuestros ojos completamente des-autorizada.
¡En qué gran soledad nos hemos quedado!. Pero esto es lo que hay, y cuando nos cansemos de llorar, vamos a tener que empezar a pensar, como desde el principio es nuestra obligación.

Decíamos que desde hace años venimos desplazando el equilibrio de gases de la atmósfera hacia un incremento del CO2 actual, que por nuestra actividad va a ir acercándose previsiblemente, --no sé si mucho o muy poco--, hacia los niveles que tuvo hace muchos millones de años, a pesar de que los océanos sigan funcionando como grandes “digestores” de anhídrido carbónico. Y seguirán, más eficazmente cuanto mayor sea la concentración de CO2 en la atmósfera. Pero aunque ésa sea una solución, no será toda nuestra solución, porque su capacidad de “digerir” CO2 y trasladarlo hasta las profundidades en forma de carbonatos, es más lenta que nuestra actividad emisora al ritmo actual. Hemos de encontrar una manera más eficaz de fijar en la litosfera, por lo menos casi, tanto CO2 como producimos. (El resto, podemos encomendárselo a los océanos).
Y el único camino para ello es el más lógico y, además, me parece que sin alternativa real: volver a fotosintetizarlo. Aprovechándonos de que la energía luminosa es “inagotable”, (pensar en que su duración será también finita me parece que no tiene interés alguno para nuestra especie), reciclemos ese CO2 excedentario que tanto parece preocupar a algunos. Realmente no hay motivo para tanto si nos damos cuenta de que él es un componente de ese “acumulador” geológico que el hombre descubrió y que resulta que es recargable. Hasta ahora sólo estamos utilizando la primera carga, y aún quedan decenas o tal vez centenares de años para que esta primera se agote; ¿y tanto les está estorbando ya a esos profetas del Apocalipsis?
¿Por qué tanto aspaviento sin considerar siquiera que quizá sea la hora adecuada para empezar a reciclar anhídrido carbónico?. ¿Es que no se les ha ocurrido?. Seguramente sí, pero lo que me estoy maliciando es que aquí hay gato encerrado. Que no se trata realmente de dar solución al CO2 excedentario; sino que, fracasado el “paraíso soviético”, (tras varias décadas de éxito personal para unos cuantos centenares o miles de jerarcas, no lo olvidemos), algunos cuantos estudiosos de aquel fenómeno han concebido la idea de crear ahora "el paraíso mundial", con miles de millones de esclavos convencidos de la necesidad de entregar aún un poco más de sudor a sólo unos cuantos miles de "sacrificados" que ejercerán la penosa tarea de dirigirles, administrarles y seguirles predicando incansablemente que la esclavitud se llama libertad y el infierno paraíso.

Comments: Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?