.comment-link {margin-left:.6em;}

Wednesday, November 28, 2007

 

Es la fotosíntesis, imbéciles...

Una experiencia amarga que en estos tiempos nos está tocando vivir día a día, es la de vernos obligados a irle retirando nuestro respeto a tantas personas e instituciones que fueron puntos de referencia moral para nuestros antecesores.
Y no creo que proceda de una actitud excesivamente exigente por nuestra parte. Por ejemplo, creo que todos somos muy conscientes de que los Tribunales están formados por seres tan falibles como los demás, o muy poco menos. Y sin embargo nuestra sociedad ha venido teniendo a honra acatar las decisiones de los Jueces. Lo cual, --no deberían olvidarlo--, se ha debido en parte a sus merecimientos y en parte a los criterios generosos que la sociedad estuvo, desde lejanos tiempos, dispuesta a utilizar para medir su valor.
Pero llega el momento en que hay que decir hasta aquí. Como juez bienintencionado un hombre se puede equivocar. Lo que no puede perdonársele es que se salga de sus específicas funciones para hacer el gilipollas. ( Cuando no para algo aún peor, pero dejemos ese aspecto por hoy.). Me refiero ahora a un alto juez de los EE.UU que, en el país de más sobresaliente tecnología, no ha creído necesitar asesoramiento científico alguno para pontificar como artículo de fe judicial ¡que el CO2 es un contaminante!. Ea. Habló Blas, punto redondo. Pues por muy hermosa que sea su peluca, y mucho antes de que el CO2 sea un contaminante, lo que ha dictado no es jurisprudencia, sino una gilipollez.
Eso sí, probablemente nadie le llame la atención por ello, porque no van por ahí los tiros de la corrección política de los imbéciles actuales.
Sólo hemos de compadecer a unos cuantos jovencitos de su país por el cacao mental en que se verán sumidos cuando el profesor de biología les explique la maravillosa y aún en parte no explicada, fotosíntesis. La compleja reacción química gracias a la cual sus abuelos de muchas generaciones estructuraron sus viviendas con la madera que sus árboles fabricaron a partir de CO2 y energía luminosa, principalmente.
Unos cuantos jóvenes, sí; porque tal vez porcentualmente no sean muchos los que paren mientes en semejantes "minucias". Y a lo mejor el objetivo del Tribunal es múltiple y abarca incluso el propósito de fabricar cacao mental donde hubo o pudo haber ideas claras.
Que Dios confunda a tales “tribunales” en la misma medida en que ellos intentan confundir a la sociedad.

Wednesday, November 21, 2007

 

Hoy "me han dado el mitin" los ucranianos.

... Les di el pésame por sus mineros muertos; y... posiblemente fue parecido a mentar la soga en casa del ahorcado. Ellos sabrán por qué, pero yo puedo imaginar. El hombre permaneció casi mudo, pero la esposa empezó a decir que no hay derecho a eso. (Ya en aquel momento lamenté haber hablado); que 400 € al mes por jugarse la vida cada día es una miseria. (Un tanto airada). Pensé al momento en que la minería pudo ser una alternativa que consideraron antes de emigrar... (él es alto y fuerte, y hace 6 años todavía bien joven), y que tal vez el marido haya lamentado no haber escogido. Porque ella siguió conmigo, como si yo fuera un defensor de ese oficio: "Y ahora esas familias, ¿qué!. Porque allí no es como acá; lo que les espera es el hambre".

Procuré poner un poco de bálsamo imaginando que en esas poblaciones la gente es muy solidaria, (a lo que yo aludía sí es ser solidarios, no a dar un € a una ONG). Y desvié suavemente la conversación contándoles lo que me han dicho que pasaba en la Islandia tradicional de los bacaladeros, cada vez que dos o tres desaparecían en un barquichuelo y dejaban viudas y niños. Los niños pasaban "adjudicados" a las más próximas de otras familias. Solucionaban el problema lo mejor que podían, sin acudir a supuestos "servicios sociales" para que se ocuparan del asunto.
Es muy lógico que gentes que hace 100 años afrontaban así sus problemas, sean hoy sociedades muy desarrolladas.Y estoy diciendo sociedades, sociedades humanas; no estados de "bienestar".

Cuando pienso en tantos de aquéllos, o veo las barquitas de cinco metros zarpar mar adentro al oscurecer, (y eso que yo sólo las he visto en tranquilos atardeceres veraniegos), o cuando veo en la tele el montacargas de la mina cerrando la compuerta y comenzando su descenso por el agujero abajo, recuerdo muchas veces aquel título que Sorolla dio a una de sus famosas "marinas":
" y luego dicen que el pescado es caro..." (o el carbón o el hierro)

Y luego dicen los agricultores que su vida es dura... ¡¡Que sabrán ellos de durezas!!.
¡Qué sabran del dilema de tantos olaffsures y gurmundssones que día tras día arrancaron mar adentro; un mar gris-oscuro de olas heladas, y cerrado ahí mismo bajo el oscuro horizonte, con una humedad fría que se mete en los huesos. Para buscar unos pescaditos y volverse pronto a la ladera donde, bajo la nieve, su pequeña camada quedaba esperando. Con sólo una pequeñita chimenea humenate saliendo de la tierra... Por delante la amenaza de morir helados en el agua y por detrás el hambre al acecho. Como alimañas. Con alma, para más sufrir; pero no menos que las alimañas esclavos de su destino.

¿Será por eso que desde hace mucho tiempo siempre como en Portugal bacalhao dourado?.

Y afortunadamente me queda Andrew, con su 25 % de ADN islandés, para homenajear a todos aquellos que antes que yo fueron sus abuelos...

Wednesday, November 07, 2007

 

"La vida sigue igual..."

Sí, Julito I. tenía razón.
Hubo en la España franquista una "cosa" a la que llamaban Confederación Nacional de Sindicatos, (CNS). Pero la gente ignorante lo repasaba tres veces y aún lo entendía mal. Verán:

Comemos Nosotros Sólo, Con Nuestros Socios, Como Nunca Soñamos.

No sé por qué me habré yo acordado de esta tontería....

 

Amália Rodrigues fue en Portugal...

Una "gran señora" para todo. Y con una voz inigualable para llorar la vida en sus fados y canciones.
Esta mañana "estaba yo a oirla" y me dije, digo: -- Pues claro, coño, si esto mismo que a Amália le deprimía es lo que a mí desde chiquinino ya me producía hasta ganas de "ensuciar".

(Procurando escribir con su fonética, para mantener la rima):
"Todo o que fasso o non fasso-- ya otros fisseron así. De ahí este mi cansansso: de saber que lo que fasso, no es feito sólo por mí".

Pero Amália era una mujer invulgar. (Ni siquiera aceptó casarse con nadie).

Las ovejas son distintas: Vamos de puente: (Todos). Un palito de 1,50 para ir de paseo: (Todos). Chandal estilo Alcorcón-Móstoles-Leganés: (Todos). El pelo colorao y cortísimo cortísimo cuando pasan de los 50: (Todas). Emporrarse, empastillarse y alcoholizarse en los días y lugares señalados para ello: (Todos, todas y ¡hasta la madre q.l.p.!). Béeeeee..... béeeeeeeee.... béeeeee....
Al rebaño le ocurre lo contrario que a Amália: su tranquilidad y seguridad reside precisamente en berrear juntos y todos con el hocico bien pegao al culo del de delante.
Y si el carnero padre se mete con el campanillo en una olla del rio, pues a t.p.c. todo el rebaño, pero tós morirán mú tranquilos.

Creo que el estudio del gregarismo en las distintas comunidades humanas sí daría claves de mucho interés para entenderlas. Porque el nivel de independencia vs. gregarismo sí que varía mucho de unas a otras y las marca, para bien o para mal.
Los portugueses, pobrecitos, van balando hasta a cagar.
Los de San Vicente de Alcántara, cuando vienen a Valencia, rarísimo es ver a uno. Lo mínimo son dos; y los otros que faltan hasta la media docena están juntos en el comercio de al lado.
Los "madrileñines" que vienen por aquí en los puentes suelen circular en carvanas de cuatro coches o cinco. Y si no caben todos en la misma casa rural, por lo menos las cogen agrupadas a no más de tiro de piedra unas de otras.
Los "getafeños": ¡Ala!, dieciocho mil trillones de viviendas unifamiliares. Todas igualitas, para que no haya envidias. Sólo los distingue el número que cada uno lleva impreso en tinta negra sobre el costillar derecho. ¡Ah!, y el nombre de la calle: sí, porque unos viven en la calle Mortadelo y otros en la calle Filemón. ¡¡ Beéeeeeeee..... !!, ¡¡ béeeeeeeeeee !......

Os costará creerlo, pero está documentado en actas: en la Cooperativa de 30 viviendas en que vivo, una vez recibidas hubo algún adjudicatario que comenzó por cambiar la pila del fregadero que era de loza por otra de acero. Bueno, pues fue motivo de agrio debate en asamblea el dilucidar si en una cooperativa se podían permitir o no esas libertades. El secretario recogió en acta la proclama de uno de los socios emperrado en que, aunque no lo dijeran los estatutos, si se está en una cooperativa es para ser todos iguales. ¡¡Béeeeeee!....

Hay que comprenderles, les tranquiliza muchísimo eso de ser todos iguales y viajar en el mismo autobús del INSERSO, porque si se despeña, bueno, por lo menos habremos sido todos. Y la culpa, sólo será del carnero del campanillo.

"Todo o que fasso o no fasso, ya otros fisseron así".

¡A saber a qué partido votarán!
¿O se sabe?.
Sólo de pensar en ellos, lo que digo: me entran ganas de ensuciar.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?