.comment-link {margin-left:.6em;}

Monday, February 12, 2007

 

WSNPNLKLSTCS

No hace mucho me enteré de que Bletchley Park (también conocido como “Estación X”) está más o menos a medio camino entre mi hermana y yo. En este lugar fue donde se descifraron los mensajes codificados por la máquina alemana “Enigma”. Gracias a un increíble esfuerzo de inteligencia (inteligencia entendida en todos los sentidos), los aliados pudieron tener una ventaja informativa durante gran parte de la Segunda Guerra Mundial. Sin esta ventaja, es muy posible que no hubieran ganado.

En Bletchley Park se reunió a todo tipo de expertos: matemáticos, lingüistas, campeones de ajedrez, psicólogos... hasta payasos. En un momento dado, el equipo se puso de acuerdo con el periódico Times para organizar un concurso de crucigramas. Los ganadores recibieron un premio inesperado: el gobierno británico les solicitó que participaran en los esfuerzos para descifrar mensajes.

La ubicación y la propia existencia de este grupo era estricto secreto. Tan secreto era, que había otro grupo encargado de buscar excusas plausibles que dieran una explicación alternativa a cómo los aliados habían conseguido tal o cual información. Por ejemplo, tras ganar en un ataque gracias a la información recogida de los mensajes alemanes descifrados, el gobierno británico mandó un telegrama de felicitación a un espía... que no existía. Con estos trucos, los alemanes permanecieron durante todo el tiempo convencidos de que los aliados no estaban interceptando sus mensajes.

Los propios participantes (unos 9.000) guardaron silencio durante décadas respecto a su trabajo en el lugar, y su existencia no se hizo pública hasta 1970. La razón fundamental es que, tras la Segunda Guerra Mundial, los aliados vendieron bastantes máquinas Enigma a países del tercer mundo, y no les interesaba que se supiera que los códigos generados eran vulnerables. A fin de cuentas, en el mundo del espionaje, no hay treguas...

Actualmente, el edificio que alojó este gran secreto es un museo dedicado a los criptógrafos. Entre otras cosas, se exponen antiguas máquinas Enigma, y una reconstrucción de la “bomba”, la máquina de invención polaca con la que consiguieron los primeros éxitos. A medida que los alemanes iban desarrollando las funciones de Enigma, y por tanto el cifrado se hacía más difícil, los aliados diseñaron una versión más compleja de la “bomba”, y la llamaron Colossus. Puede decirse que éste fue realmente el predecesor de los actuales ordenadores. El museo está ahora involucrado en una reconstrucción de este proto-ordenador, que expondrá junto con una colección de hardware y software antiguo.

Por supuesto, la exposición también incluye explicaciones del proceso de descifrado, aunque espero que las hayan suavizado para los legos en la materia, como yo. Dada la importante relación que tuvo con el proyecto, el museo también cuenta con diversos objetos de Churchill. Y no podemos olvidar el papel que desempeñaron las palomas en el tráfico de mensajes. También ellas tienen su rincón en el museo.

Tal y como me pasó cuando me mudé a Holanda, de repente un nuevo país me abre las puertas a una parte de la historia que me resultaba, hasta ahora, lejana.

Comments:
Sí, y se hizo una película muy buena, recientemente, sobre Bletchley Park, "Enigma", producida por Mick Jagger y con Kate Winslet como actriz principals. Me han dado unas ganas enormes de volver a verla, y por supuesto, de visitar el museo.
 
Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?