.comment-link {margin-left:.6em;}

Tuesday, December 26, 2006

 

Una sociedad soñada

Debo dar gracias a la Dictadura en cuyo régimen crecí, (no preocuparse: es puro “síndrome de Estocolmo”), por la magnífica educación liberal que me proporcionó. Esto ya, sin guasa. Verán: existía por entonces una censura cinematográfica que actuaba a fondo, dicen que sobre muchísimas de las películas que se proyectaba proyectar en los cines españoles. Pero había algunos tipos de películas que gozaban de tolerancia casi absoluta; entre ellas (¿algún beso cortado?), las americanas “del oeste”. Éstas eran, --creían los censores--, inocuas para el régimen: el bueno, el malo, unos tiros y pasar el rato.
Pero así fue como pude enterarme de que había sobre la Tierra un pueblo, (¡uno al menos!, que yo no supe de más, pero me bastó para aprender), en el que el Juez informaba a los presentes al comenzar el juicio: Caso número “n”, el pueblo de los Estados Unidos contra…. ¡Ajá!, --me estaban diciendo a mí--, luego ése que llegó en la diligencia no es más que un delegado del pueblo. Buen conocedor de la ley y honesto, y por eso delegan en él para que actúe. Pero es realmente el pueblo el que juzga al malo. Y cuando había que nombrar a un sheriff, por tiempo limitado, se le elegía democráticamente intentando acertar con el más adecuado. Para que el sheriff, con sus ayudantes fuera, por delegación, la policía del poblado. Y si él y sus ayudantes aún eran poco para acabar con la banda que les asaltaba, cada hombre capaz de manejar un rifle asumía su cuota de responsabilidad en la acción punitiva que la pequeña comunidad debía llevar a cabo para seguir viviendo con dignidad como una sociedad libre.
Etc., etc.
¡Ay!, ¡y cuántas cosas buenas aprendí sobre aquella sociedad difícil, (altos índices de mortalidad), pero hermosa!. Incluso morir puede ser digno y hermoso, si te han arrancado la vida por defender a tu gente.
Y además, por sentido común e intuición, yo “sabía” que Franco habría de desaparecer dejándome con mucha vida por delante. ¡Si cayó el Imperio Romano, ¡cómo no Franco?. E intuía que la URSS también se iría al garete. Pero lo que más me importaba era saber, --y lo “sabía”--, que también en España, algún día las personas nos sentiríamos actores de nuestro destino, viviendo en libertad….
Cuarenta, cincuenta años más tarde, miro para atrás. Y me digo que si soñaba entonces, cuando se me mantenía políticamente “entre barrotes”, esto que vivo hoy ya no es un sueño, sino una asquerosa pesadilla que se desarrolla en una cloaca. Todo un pueblo de decenas de millones de personas viviendo en la nauseabunda oscuridad. ¡Y tan a gusto!. ¡¡ Cómo es posible esto, Dios mío!! Millones y millones de seres humanos que no desean para nada la Libertad, sólo que les echen de comer abundante y barato; sea quien sea su amo es lo mismo, si les trata bien… Y aquel sheriff honrado es ahora una policía podrida que no trabaja al servicio del pueblo, sino del amo. Y cuando el “juez” de hoy se sienta ante un criminal, ya no es el “pueblo contra…” , sino “mi amo contra ti, en la medida en que lo que has hecho no le convenga a él”. Y entretanto el Pueblo, aquel pueblo al que los padres de la Revolución citaban tan justificadamente con mayúscula, no pasa de ser un populacho; de seres indignos que ni saben qué es la dignidad ni les importa. Mientras el amo les deje “vivir” a ellos, ellos seguirán dejándole vivir a él sin importarles lo que haga.
-- ¿Rugen ésos?.
-- No, sólo fue un gol en fuera de juego. Y anda, atiende al partido déjame ya en paz con ese rollo del 11-M y los 192 muertos…

Comments:
Hola Amegon! ¿Qué tal por Maidenhead? ¿No hechas de menos Amsterdam? Bueno, al menos puedes comer comida india y leer el Sunday Times los domingos. No te pierdas a AA GIll. Un abrazo
 
Y hay que escribir más a menudo, dahlin'
 
Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?