.comment-link {margin-left:.6em;}

Wednesday, December 20, 2006

 

¡Totalitarios del mundo, uníos!

Una de las cuestiones que más insistentemente se me han planteado en los últimos años es ésa que O.Fallaci definía como "tendencia suicida" de una gran parte del occidente actual entregándose al islam, disculpando sus barbaridades, mostrando un incomprensible arrobo ante una civilización que no resiste comparaciones con la euro-americana en ningún terreno que se elija.
Y ayer, súbitamente, he creído ver la explicación, sin tendencias suicidas. Veo ilusión en los llamados "intelectuales" que lideran ese movimiento. Es, sin lugar a dudas, una actitud amorosa que no creo que corresponda mucho a tendencias suicidas. Algunos, cada vez más, dan incluso el paso adelante de la conversión. Y me atrevería a dudar de que tales ardientes amores procedan de que el Coran ha triunfado en ellos frente al Evangelio. Ni siquiera de que ninguna de las dos religiones les importe un pimiento.
Creo que de lo que se trata es de adoptar un nuevo estilo de vida que les satisface más. Hasta los años 80, la URSS brillaba como fanal de sus sueños. ¡Pero se desintegró!. Quedaron perdidos en la noche. ¿Adónde volver ya los ojos?

"¡Ooooohhh!, si teníamos ahí al Islam que ahora se dirige implacable hacia nosotros, ¿puede haber dicha comparable?"

Indudablemente no. De hecho el totalitarismo de la URSS parecía estar ya un tanto reblandecido como para satisfacer esas ansias infinitas de sumirse, de desaparecer engullidos en el agujero negro; de integrarse en una sociedad de estructura simple: caudillos visionarios y pueblos ciegos que les siguen sin crítica, ¡"a muerte"!, como a ellos les gusta.
¿Es que puede haber algo que colme más perfectamente sus ansias de no ser nada, de renunciar al destino individual, de liberarse de la dura carga de decidir?.
No, no. No podrían encontrar nada mejor. Aún no sé adónde iremos unos pocos en nuestro exilio, pero eso no me privará de la alegría de ver felices a todos los totalitarios del mundo.

Preparad, preparad, amigos, vuestras mejores galas, que aunque el Califato os desprecie, --que os despreciará--, sin duda os admitirá como arrastrados esclavos; ¡qué más podréis pedir?. Y les llevaréis la tecnología que necesitan, que una cosa es ser totalitarios y otra imbéciles. Y ellos no, ellos no son imbéciles, no van a prescindir de todo lo que les ofrezcáis, que para tanto no da su fundamentalismo.
- - - - - - - - - - - - -

Comments:
Sí y no. Ese amor por la sumisión, ¿no es una tendencia suicida, en el sentido de querer matar la propia individualidad?
 
Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?