.comment-link {margin-left:.6em;}

Sunday, September 10, 2006

 

Apellidos

Maidenhead, 8 de julio de 2006

En algún momento de la historia de los pueblos, imagino que cuando la población era lo suficientemente numerosa como para que los nombres se repitieran con frecuencia y dieran lugar a equívocos, surgieron los apellidos. O quizás fuera la fuerza del patriarcado: resultaba importante dar a conocer de quién eras hijo. El caso es que desde Islandia hasta Gana, los apellidos existen y facilitan la administración. En Islandia, por ejemplo, todavía se utiliza el sistema milenario de crear el apellido con el nombre del padre: si tu padre se llama Richard, tú te apellidas Richardson. España es un caso aparte en Europa, pues llevamos los apellidos del padre y la madre, cuando lo habitual en el resto de países es llevar el del padre (ahora algunos países, como Alemania, permiten elegir cuál de los dos apellidos pasa al hijo, el del padre o el de la madre, pero en todo caso, uno solo). En Senegal también tienen dos apellidos, uno es el nombre del padre, y otro es el nombre del abuelo.

En Holanda, vivieron muchos años felices sin necesidad de apellidos. Siendo poblaciones pequeñas, no sintieron necesidad de complicarse la vida. A fin de cuentas, los holandeses son gente muy práctica. Pero llegó Napoleón y los invadió. Y el emperador francés les exigió que tuvieran apellidos. Como esto era una constumbre nueva, los ciudadanos se vieron obligados a elegir e inventarse sus propios apellidos, cada uno el que quisiera. Los holandeses, seguros de sí mismos, no pensaron que la manía de llevar apellidos fuera a durar. Muchos se hicieron a la idea de que sería una moda pasajera, algo que tendrían que sobrellevar mientras Napoleón reinara, pero que se evaporaría en el momento en que echaran al invasor. El resultado de la historia es que, mientras los hubo que eligieron cosas sencillitas (el oficio, o el lugar de origen), otros se lo tomaron a broma, y generaciones más tarde, los infelices descendientes tienen que mantener en su pasaporte la broma del tatatata….. rabuelo.

He aquí una muestra de los mejores:

De Koning: significa El Rey. ¿Para qué andarse con chiquitas?
Van Wijk: Del Barrio. Sencillo y al grano. Es un apellido bastante común, por cierto.
Boer: Granjero. El apellido se ha dado a conocer en España gracias a dos hermanos futbolistas. También es el nombre de una cadena de supermercados holandesas: Super De Boer (Supermercado El Granjero). Por cierto, la guerra de los boers, en Sudáfrica, era justamente eso, la guerra de los granjeros.
Visser: Pescador. Éste apellido también es muy común.
Van Dijk: Del Dique. No se puede ser más holandés.
Van den Broek: Del Pantalón. ¿Qué pensó el que se lo inventó?
De hond: El perro. Hmm… No me gustaría apellidarme así.
Groenhuijsen: Casas verdes.
De Jong: El Joven. Éste funciona muy bien hasta cierta edad.
De Wijs: El Sabio. Y éste debe de quedar estupendo a partir de cierta edad.
Zalm: Salmón. Así se apellida el ministro de Hacienda.
Van Holland: De Holanda. Con orgullo.
Snijder: Cortador.
Zoetebier: Cerveza dulce. Apuesto a que a muchos les gustaría apellidarse así.
Oude Heuvel: Colina vieja.
Zuidhoek: Esquina sur. ¿Esquina de dónde?
Muis: Ratón. Éste debe dar lugar a muchos quebraderos de cabeza a los pobres niños.
Smit: Herrero. Corresponde al famoso apellido inglés Smith.

Y mi favorito, el que me hace quitarme el sombrero ante los holandeses (por lo menos, ante el que se lo inventó) y aplaudir su sentido del humor frente a unas tropas invasoras…


Koudijs: Hielo Frío.

Comments:
De lo mejorcito que has escrito, muy, muy bueno.
 
vaya! este articulo estuvo muy interesante. Y felicidades pro el blog, está muy entretenido
 
hola....

Mi hermana que vive en Holanda me había contado esa historia y me pareció muy graciosa..no me acordaba por orden de quién se tuvieron que poner lo apellidos, pero con tu texto ya me quedó claro...

saludos
 
Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?