.comment-link {margin-left:.6em;}

Tuesday, January 31, 2006

 

5 extraños hábitos míos

Gracias Dinobat, gracias Gilles, gracias Boinas!

Dada la gran acogida que ha tenido la propuesta, Misino ha querido también participar. He aquí sus cinco manías:

Manía 1: Beber ansiosamente de cualquier agua que no esté en su bebedero. El agua del bebedero, ni tocarla, no vaya a ser que esté envenenada. Bebe del grifo, lame mi pelo cuando lo tengo recién lavado, intentó lamer un paño húmedo que me puse en la frente una vez que tuve fiebre... pero su debilidad es beber de algún vaso.

Manía 2: Las delicias, mejor si son ajenas. Un trozo de carne en su comedero... bueno. Un trozo de carne que él ve que le llevas desde tu plato a su comedero, mejor. Un trozo de carne que él ve que sacas de una bolsa y lo pones en su comedero: no. Su debilidad es comer (a ser posible, robar) algo de tu propio plato.

Manía 3: Oler lo que tú estás comiendo/bebiendo. Aún en los casos en los que no le gusta, y siendo cosas que él debe de oler desde lejos, como puede ser el café, se queda mucho más a gusto si le dejas acercar su hociquillo a la taza, husmear, y poner cara de disgusto como diciendo "qué cosas bebes!".

Manía 4: Subirse al armario. Esto no tendría nada de particular si no fuera porque él no tiene manera alguna de subirse (el armario es demasiado alto, y no tiene puntos de apoyo por donde treparlo). Por lo tanto, se planta a su lado y maúlla lastimeramente hasta que yo lo aúpo. Se pasea un minutillo escaso por lo alto del armario, y luego se baja de un salto. Dentro de la misma categoría se puede meter las visitas a mis estanterías: le encanta ir mirando lo que tengo en ellas, como quien visita una exposición, mientras yo le tengo cogido en brazos. También cabe mencionar aquí aquella ocasión en la que un mosquito estaba bien alto en la pared, y a Misino se le antojó cazarlo. Maulló para que le aupara, le aupé, y sorpresa, sorpresa, entre los dos no pudimos cazar al mosquito.

Manía 5: Cazar gamusinos. Para los ignorantes en el asunto, explicaré que los gamusinos son unos bichejos pequeños e invisibles, que sólo él puede ver. Los caza sin piedad, normalmente por la noche. Estas sesiones de caza suelen estar precedidas o seguidas por una sesión de atletismo, en la que corre a toda velocidad por el piso, derrapes incluidos.

Supongo que debería mencionar aquí una manía que compartimos durante un par de años, cuando vivíamos en una planta baja frente al césped. Por aquel entonces, paséabamos juntos por el césped, llevándole yo con un arnés. Hubo quien me preguntó si aquello era una costumbre española :-D. De aquellos paseos, los momentos cumbres fueron tres:

- Cuando se subió a un árbol
- Cuando cazó (y soltó, y volvió a cazar, y volvió a soltar...) un ratón
- Cuando intentó cazar una garza!!!!

Ni que decir tiene que el agua del canal también le resultaba mil veces más apetecible que la del bebedero.

Comments: Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?