.comment-link {margin-left:.6em;}

Friday, November 25, 2005

 

Informe Semanal, a la holandesa

Después de más de seis años en estas tierras, me he impuesto a mí misma ver alguna vez que otra los programas televisivos autóctonos. La excusa para haberlo retrasado hasta ahora es que, claro, al principio, sólo me enteraba de los programas en inglés (con o sin subtítulos en holandés, eso daba lo mismo). Luego las series y películas en inglés subtituladas me servían para ir aprendiendo el idioma local, a base de ir leyendo mientras escuchaba las voces originales. Más tarde me escudé en que, después de un largo día de trabajo, pues no me apetecía ponerme a escuchar un idioma que todavía me resultaba cansino. Pero ya no, esto tiene que cambiar.

Y cambió. Ayer inauguré mi nueva manera de ver la tele. Vergüenza me da decirlo, pero el caso es que mi alejamiento de la programación holandesa ha sido tal, que ni siquiera sé qué ponen, cuándo, a qué hora, y si me puede interesar. Así es que, dada mi completa ignorancia, me puse a ver lo primero que encontré. Era en la “primera” (llamémosla así – es una cadena estatal, y además lleva el número 1). El programa se llamaba “Netwerk”, que quiere decir “red”. Y era algo así como un Informe Semanal, una serie de reportajes, aunque algo más cortos. Creo haber entendido que es algo diario, lo cual justifica que cada investigación sea más reducida.

De los diversos temas que trataron, el que más me llamó la atención fue, como no podía ser menos en mí, el de un dilema moral. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, Holanda se vio enfrascada en una guerra colonialista en Indonesia. Lo de “colonialista” se admite ahora. En aquel entonces se justificaba por el bien de Indonesia, para que recuperara el orden, pero el caso es que los propios indonesios pelearon por su independencia y Holanda mandó tropas para mantener allí el control mientras pudiera. Recientemente el Ministro de Exteriores holandés ha estado en Indonesia celebrando con las autoridades el aniversario de su independencia. Y por lo visto, es la primera vez que Holanda reconoce oficialmente que Indonesia se independizó cuando ella quiso, y no cuando Holanda la dejó. Pero el reportaje no se centraba en esto, sino en unos cuantos holandeses que, en su día, se negaron a ir a esa guerra – los objetores de conciencia. Cada uno por diversos motivos (uno por sus creencias profundamente cristianas, otro porque era comunista, otro porque simplemente le parecía mal meterse en aquel país...), habían acabado todos en la cárcel, como desertores. Y como tales, tuvieron que convivir con los nazis y colaboradores presos desde el 45. Es más, tuvieron que ver cómo a dichos nazis se les indultaba, y a ellos no. Tras cumplir su condena, quedaron registrados en una lista negra, que les dificultó muy mucho el acceso al mercado laboral.

Y la cuestión que se planteaba era ésta: si Holanda ha reconocido ante Indonesia que no debió inmiscuirse en su independencia, ¿no debería el gobierno holandés reconocer ante estos hombres que se equivocó al encarcelarlos? O dicho de otro modo, ¿que ellos tenían razón al negarse a pelear?

Lo que más me impresionó del programa fue el equilibrio que consiguieron mantener. Ante todo lo expuesto, sería muy fácil saltar a la conclusión de que sí, de que deberían ser indemnizados, o por lo menos recibir disculpas oficiales. Sin embargo, como señalaba un historiador, aunque desde nuestra perspectiva actual obraron bien, el caso es que en su día obraron mal, se negaron a obedecer órdenes y pusieron en una difícil situación al gobierno. ¿Qué pasaría si en una guerra digamos “buena” (y que se me perdone lo políticamente incorrecto de la expresión), todos los ciudadanos se negaran a luchar? Un gobierno no puede permitírselo, por lo tanto tiene que castigar a los que así se comportan. Y si el gobierno holandés actual pidiera excusas ahora, se estaría pillando los dedos ante una hipotética guerra futura.

Yo sólo puedo añadir que me alegro inmensamente de que la decisión no esté en mis manos.

Comments:
Indudablemente hicieron aquellos jóvenes lo correcto, los que no lo hicieron fueron los que acudieron a Sbrenica, y sus mandos. A la guerra no se va con mentalidad ONG.
 
Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?