.comment-link {margin-left:.6em;}

Tuesday, September 06, 2005

 

Holanda: manual de uso

Ouderkerk a/d Amstel, 22 de noviembre de 1999
En las grandes ciudades españolas es difícil encontrar un buen alojamiento a un precio razonable. El éxito depende un poco de la suerte y un mucho de la constancia y la habilidad demostradas por el que busca el piso.En Holanda es distinto, es caótico, es... muy holandés. En primer lugar, hay que tener bien claro que existen dos mercados para el alquiler. Por un lado, está el mercado libre, que funciona igual que en el resto del mundo pero a unos precios prohibitivos. Por otro lado, está el mercado protegido, que es al que acuden los mortales no bendecidos con sueldos millonarios. En dicho mercado, ni el propietario ni el inquilino deciden, sino que todo queda en manos del ayuntamiento o, con suerte, éste delega en una agencia (con resultado similar). Yo todavía no he llegado a entender muy bien el sistema, pero a grandes rasgos puede describirse así:Cuando se busca un alojamiento, es preciso inscribirse en una lista creada a tal efecto en el ayuntamiento del lugar deseado. Esa lista está ordenada por puntos, y los puntos se otorgan en virtud de determinados criterios: hijos a cargo, estado de salud, situación financiera... y a falta de otra cosa, por antigüedad. Cuanto más tiempo se lleve en la lista, más puntos se van acumulando. Mientras tanto, cada dos semanas aparece el periódico local anunciando los pisos que han quedado libres. Si el futuro inquilino se interesa por uno de ellos, debe rellenar un formulario y entregarlo obedientemente en el ayuntamiento. A continuación, el piso se asigna al que más puntos tenga de entre todos los que lo hayan solicitado. En ese momento, el afortunado puede visitar el piso y alquilarlo. Caso de que no lo quiera, se le ofrece al siguiente de la lista. Evidentemente, la rapidez brilla por su ausencia.Sencillo, ¿verdad? Para agilizar aún más el proceso, el que se marcha del piso está obligado a dejarlo tal y como lo encontró, lo cual implica quitar moqueta, parqué, muebles, cocina, baño, todo. De manera que el nuevo inquilino se encuentra con el suelo de cemento y el piso desnudo, y tiene que enmoquetarlo, pintarlo y amueblarlo de nuevo. Con esta brillante norma se consigue que el primero se gaste el dinero en despejar el piso para que así el segundo pueda gastarse el dinero en volver a acondicionarlo. Los holandeses, afortunadamente, no son tan tontos y a veces consiguen ponerse de acuerdo: el que se marcha vende la moqueta y algunos muebles al que llega, ahorrándose ambos trabajo, dinero y un sinfín de molestias. En resumidas cuentas, el cuándo encuentras piso depende de la lista; qué piso encuentras depende de la suerte; en qué condiciones lo encuentras depende de la buena voluntad del inquilino anterior... Tú sólo puedes decidir en qué lista te apuntas y si aceptas o no los pisos que te vayan ofreciendo. Eso, en teoría. En la práctica, uno se apunta al mayor número de listas posibles, y al cabo de diez meses de espera el ánimo no está en condiciones de rechazar nada.
No consigo verle muchas ventajas a todas estas listas, solicitudes y papeleos previos al alquiler. Quizá se pueda pensar que añaden una pizca de incertidumbre y aventura a la vida. Es como un sorteo en el que vas reuniendo papeletas a lo largo del tiempo: sabes que antes o después te tocará un premio, pero ¿será el perrito piloto o la televisión con mando a distancia?

Comments:
una manera simpática de aceptar las condiciones de arrendamiento, tan distintas a las de España . Espero que encontraras pronto y que fuera el mando a distancia ¿ parece mejor premio, no ?
 
Amelia, acabo de añadir tu blog a mi bloglines. Espero asi estar más al tanto de lo que pasa en Holanda.

Un saludo desde Alemania,
Luis I. Gómez
 
Gracias, Luis :-). Yo también he añadido tu blog a mis favoritos. Lo encontré hoy, y me ha gustado mucho. Otro expatriado por estos mundos!
 
Siguiendo el rastro de Luis he encontrado esta maravilla. Amelia, viendo que empezaste en enero, sólo se me ocurre decir aquello de "dónde has estado el resto de..." del año ;-)

Un verdadero placer leerte, ahora a repasar lo que me he estado perdiendo.

Un saludo.
 
Playboy, me voy a sonrojar!!!
 
Yo tambien me sumo a repasar esta maravilla
 
Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?