.comment-link {margin-left:.6em;}

Monday, August 22, 2005

 

Juntos y revueltos

Ya he escrito en previas ocasiones acerca de la mezcla de culturas. Y una vez más, mis experiencias me llevan a reflexionar sobre lo mismo.
He pasado un fin de semana en casa de mi amiga Maeve. Este nombre tan extraño es irlandés, puramente celta. Y ella es puramente irlandesa: carácter abierto, dada a la risa y… ejem… con mayor aguante para el alcohol que la media española. Llegó, como yo, a Holanda por motivos de trabajo. Al poco tiempo conoció a un holandés, se enamoraron… y se casaron el pasado octubre. Ahora viven en una hermosa casa de un pueblecito no lejos de Ámsterdam.
Y es ahí donde he pasado un fin de semana. En un hogar irlando-holandés. La casa en sí es más irlandesa que otra cosa, porque a él le fascinaba la cultura celta aún antes de conocer a Maeve. Sin embargo, la mezcla sigue siendo obvia. En la estantería conviven libros en los dos idiomas, en la casa se salta de una lengua a otra sin pararse a pensar. Y a la hora de desayunar, él se toma un bocadillo de queso (costumbre holandesa cien por cien) mientras que ella se prepara un té (y no cualquier té, sino traído de Irlanda, porque, dice, no tiene comparación con los que se venden aquí).
Yo no podía por menos que preguntarme cómo serán sus hijos cuando los tengan. Me imagino que esos niños aceptarán con toda naturalidad hábitos que, mirados desde un punto de vista monocultural, resultarían extraños o incluso exóticos. Y con un poco de suerte, eso les llevará a aceptar más fácilmente otras costumbres de otras culturas que les sean totalmente ajenas.
Puestos a imaginar y a ser optimistas, podemos esperar que ahora, cuando hay cada vez más parejas internacionales, llegará a surgir una generación que comprenda, por fin, que todos somos iguales por debajo de nuestros respectivos disfraces nacionales. Y para una generación así, evidentemente, la guerra no tendrá ningún sentido.
Puestos a imaginar…

Comments: Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?