.comment-link {margin-left:.6em;}

Thursday, May 12, 2005

 

La historia de Gusanito, Abuela y Andrew el Mozo

Érase que se era un gusanito que vivía en casa de Abuela y se llamaba Gusanito. Gusanito comía hojas de morera, que son muy verdes y están fresquitas. Abuela se las buscaba en el árbol al lado de los columpios, y Gusanito se las comía con muchas ganas y hacía ñam-ñam-ñam-ñam mientras las saboreaba.

Un día Abuela estaba muy ocupada y no pudo bajar a coger más hojas, y Gusanito daba vueltas y vueltas en su caja sin saber qué hacer. “A dónde habrá ido Abuela?”, se preguntaba Gusanito. “Y qué voy a comer hoy, si ya no me quedan hojas de morera?”. En esto que pasó Andrew, que era un niño muy bueno y que le gustaba mucho andar-andar, y que también sabía soplar porque era muy mozo. Andrew también tenía hambre, porque ya era hora del puré. Gusanito miró a Andrew y le preguntó: “Andrew, Andrew, dónde está Abuela?”. Y Andrew contestó: “Abuela está en la cocina. Está muy ocupada y no se acuerda de darme el puré.”. Entonces Gusanito replicó: “A mí tampoco me ha dado hojas de morera hoy. Qué hacemos?”. Andrew pensó que soplando Abuela vendría, así es que empezó a soplar con mucha fuerza: “Fffffffffffffffff”. Pero Abuela no acudió. Entonces Andrew probó a llamarla gritando, y decía: “Atataaaaaaa!!!!”. Pero Abuela no acudió. Por fin Andrew decidió ir hasta la cocina. Como él ya era muy mozo, empezó a andar-andar y él solito llegó hasta al lado de Abuela, y cuando estaba allí al lado, le dio un susto: “Ah!”. Abuela miró hacia abajo y vio a Andrew, que estaba sin comer puré. Y enseguida se puso a prepararle el puré y Andrew comió mucho puré de brócoli, y luego se tomó un petit-filou de plátano. Y cuando ya estaba acabando, se acordó de Gusanito, y le dijo a Abuela: “Atataaaaaaa!!!!”, que quería decir: “Abuela, que también le tienes que dar de comer a Gusanito!”. Y Abuela le contestó: “Ahora, pero primero tenemos que hacer la caca”. Y como Andrew era tan mozo, hizo la caca enseguida y luego se durmió la siesta. Mientras Andrew dormía la siesta, Abuela bajó al árbol al lado de los columpios, cogió hojas de morera, y se las dio a Gusanito para que comiera. Y Gusanito comió, comió y comió. Tanto comió, que engordó mucho, y decidió echarse a dormir un rato para hacer mejor la digestión. Y como hacía un poco de fresco, primero hizo un capullo para arroparse.

Gusanito durmió durante varios días, y ni Abuela ni Andrew conseguían despertarle. Pero por fin un día, cuando Abuela y Andrew estaban mirando, el capullo empezó a moverse, y hete aquí que en vez de salir Gusanito, salió una mariposa!

“Tú quién eres”, preguntó Andrew. Y la mariposa contestó “Soy yo, Gusanito, pero ahora me llamo Mariposa. Me voy a volar un rato!”. Y Mariposa se fue volando a buscar flores. Y todas las tardes volvía para contarle a su amigo Andrew las aventuras del día.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Comments: Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?