.comment-link {margin-left:.6em;}

Monday, May 09, 2005

 

Declaración de la renta

Como cada año, una vez más llega el momento de rendir cuentas al Estado. Es preciso mirar atrás y hacer una lista de los gastos e ingresos que has tenido.

Yo, en este año pasado, he vivido cambios importantes que, por supuesto, van a influir en el saldo final. En febrero de 2004 mi humana y yo nos mudamos a un piso nuevo. El dueño anterior era un perro con su humana, así es que he tenido que trabajar duro para asegurarme de que cada rincón de la casa estuviera bien impregnado con mi olor. Además, el piso estaba en unas condiciones lamentables: lleno de gamusinos por todos lados. Me he pasado muchas noches en vela al acecho de estos animalillos invisibles, cazando cuantos podía. Una noche vi que había muchos reunidos en lo alto de una maceta, y me avalancé sobre ellos. La maceta no aguantó el peso, y acabamos todos por el suelo, incluyendo la maceta, la tierra y la planta. Qué susto me pegué! Y mi humana tampoco se puso muy contenta. Desde entonces, no me he vuelto a acercar a esa maceta, por si las moscas. En cualquier caso, ya puede decirse que la población de gamusinos está reducida a un tamaño manejable, y con una cacería de vez en cuando los mantengo bajo control.

Otro gran esfuerzo me ha supuesto acostumbrarme al nuevo entorno. Con lo que me gustaba a mí salir al césped y beber agua del canal, ahora resulta que vivimos en un primer piso, y para llegar a la zona verde, primero tengo que ir por un pasillo y bajar unas escaleras. Todo ello es zona común, y está llena de olores y ruidos extraños, y seguro que también de peligros. Total, que aunque mi humana se empeña en sacarme al pasillo para que le vaya cogiendo confianza, yo no estoy dispuesto a arriesgar mi pequeño pellejo, y prefiero pasar sin césped.

A la hora de hacer las cuentas, no hay que olvidar los gastos del veterinario. Siendo yo un gato muy responsable, como de todo y hago ejercicio con regularidad, y así me mantengo en plena forma. Afortunadamente, pues, no he tenido ninguna enfermedad, y sólo tuve que ir una vez a la clínica para que me pusieran mi vacuna anual. La veterinaria me vio tan guapo, que me empezó a adular y a decirle a mi humana el tipazo que tengo. Menos mal que soy humilde y no se me suben esas cosas a la cabeza. Sí que comentó que tengo un poquito de sarro en los dientes, pero si se cree que le voy a dejar a mi humana cepillármelos, está muy equivocada.

En el verano, estuve en casa de una chica italiana, muy maja, y aprendí un poco del idioma. Y en Navidad he estado en una pensión con un grupo de amigos. No era ningún hotel de cinco estrellas, y eché mucho de menos mi casita y mis mimitos.

En general, creo que he contribuido mucho a la sociedad, trabajando activamente en el control de gamusinos, y manteniendo a una humana sana y feliz. Por otro lado, no he hecho gastos sustanciales al Estado, por lo que creo que me devolverán bastante este año. Y espero que en vez de dinero, la devolución me la hagan en pollo. Unas alitas, una pechuga... tampoco pido tanto!

Comments: Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?