.comment-link {margin-left:.6em;}

Tuesday, April 05, 2005

 

El cuarto poder

Por lo que oigo últimamente, parece que toda España (y toda Europa) es unánime: No a la guerra en Irak. Por supuesto, no me refiero a los gobiernos, sino al pueblo. Las manifestaciones, las pancartas, las decenas de mensajes electrónicos que circulan... todo demuestra que hay una oposición tajante a una intervención militar en Irak.

A mí, el ver a tanta gente de acuerdo, y tan de acuerdo, me mosquea. Simplemente, porque nunca conseguimos estar tan de acuerdo en algo, ni siquiera en lo más obvio. Y me mosquea el que, si el no a la guerra es tan obvio, haya gobiernos dispuestos a emprenderla a costa de perder votantes.

Pienso, entre otras cosas, en lo fácil que es conducir a la opinión pública. Yo no conozco las técnicas para lograrlo, por lo que no puedo descubrir exactamente cómo lo están haciendo. Sí he conseguido encontrar un ejemplo, que me demuestra la parcialidad de las noticias. Se trata de la elección entre dos palabras aparentemente sinónimas: víctimas y muertos. Supongamos que hay un conflicto bélico entre X e Y. Supongamos que un bando ataca y se publica la noticia: “5 muertos Y a manos del ejército X”. Al día siguiente, el otro bando responde, y se publica la noticia: “Ataque de Y causa 5 víctimas”. El resultado de ambas acciones ha sido, en términos de vidas humanas, equiparable. Sin embargo, la palabra “muerto” nos hace pensar en sangre, en moscas, en olor a putrefacto. Mientras que la palabra “víctima” es mucho más aséptica, conlleva una carga emocional mínima. Esto es sólo un pequeño ejemplo de cómo se puede informar, aparentemente de manera imparcial, y al mismo tiempo agregar un granito de opinión. Y ese granito, por oculto, tiene mucho más peso. Nuestro cerebro de lector no filtra esa opinión tendenciosa porque no la reconoce como tal. Interioriza la noticia como un hecho. Y cuando se le van añadiendo granitos y más granitos, acaba por aceptar la opinión que se está transmitiendo. Algo así como la publicidad subliminal.

Por otro lado, hay otro factor que agrava la situación y pone en verdadero peligro la objetividad de las noticias. Cuántas agencias de prensa funcionan actualmente? Que yo sepa, el pastel se lo reparten sólo dos: la agencia Efe y Reuters. Éstas dos agencias son las que se encargan de mandar los primeros avisos a periódicos, televisiones y radios cuando surge un conflicto o se produce un atentado en cualquier lugar del mundo. En principio, es una tarea perfectamente inocente. Pero no deja de haber un oligopolio. Las noticias que nos están llegando están pasando por sólo dos agencias. Y aunque esas agencias no mientan, sí pueden decidir no informar de algo. Es decir, pueden decidir que algo no es noticia. Así ocurre que, de repente, sólo se oye hablar de la guerra civil en Angola. Y al cabo de una semana, se olvida ese asunto. Todos los días hay conflictos que se están ignorando a propósito. Por un motivo o por otro, nos están dirigiendo la atención hacia las noticias que a ellos les interesan.

Por todo esto, no consigo formarme una opinión sobre la guerra en Irak. Y fráncamente, me preocupa mucho el que la gente adopte opiniones tajantes y rápidas sin tener en consideración la validez de los datos sobre los que se basan.

Comments:
Efectivamente que así ocurre, dependiendo de la intención del informante, se nos dice una palabra u otra ¿ no estamos cansados de oir aquí, presunto asesino, cuando lo único que falta es verle dar las cuchilladas ?
O de la cantidad de chicos, que están saliendo del armario, cuando posiblemente, muchos de ellos entrarían, con tal que hubiera una chica dentro :-) ¡Ya está bien de que nos coman el coco ! Exijamos una prensa profesional que nos informe, que la opinión ya la formaremos nosotros.
 
Pues sí, todo muy bien dicho.

Saludos.
 
Sí, pero la prensa está escrita por personas con sus propias creencias y prejuicios; yo no exijo una prensa profesional que me informe; estoy harto de información, quiero valoraciones, puntos de vista interesantes. No me gusta la asepsia. La información, sin opinión, se convierte en datos. Y «datum» en latín significa «cosas dadas».

Lo que sí necesitamos —y urgentemente— es ser capaces de analizar independiente y críticamente estas opiniones.

Un saludo, Amegon :)
 
Post a Comment



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?