.comment-link {margin-left:.6em;}

Saturday, November 10, 2012

 

Sueldos Públicos. Transparencia y Libertad

Sueldos Públicos. Transparencia y Libertad

Saturday, November 08, 2008

 

Nuestra industrial tradicional nos sacará adelante

Parece ser que todos nuestros males provienen de la economía capitalista, globalizadora y desenfrenada que hemos estado padeciendo.
¡ Puro capitalismo salvaje, sí señor!. Como dicen ahora, ya les vale; intentando subirnos el precio de “la luz” un 45 % de enero a enero. Menos mal que el gobierno nos va a proteger y la cosa quedará en mucho menos: Un 11 % que llevamos ya, más lo que suban tras el chalaneo de ambas partes, ¿en qué puede resultar?, ¿tal vez en un 25 %?. Bueno, un 25 % es asumible, si Zapatero no consigue sacarlo por menos…¡qué le vamos a hacer!.
¡Pues qué se creerán esos capitalistas!, ¿que se puede subir la luz tanto como suban los costes?. Y el papel regulador del gobierno, ¿dónde se lo dejaban?.
¿Que es eso lo que cuesta producirla?. Bueno, pues que se dejen de cuentos. Ya les pagará el gobierno la diferencia si es que la hay, que para eso es el dueño de las perras.
¿Que de dónde va a salir?. ¡No querrán que lo pague yo!.
¡Ah, sí. Siempre el mismo cuento capitalista: la solución, las nucleares. (Sí señor, para que ellos ganen aún más dinero). Pues no, machos, no os va a caer esa breva. ¡Renovables!, que no contaminan y son el futuro. El futuro, liderado por España. Se lo hemos oído cincuenta veces al Presidente; ¡que estamos al loro!.
¿Que incidirá en la competitividad de los costes industriales y todos esos rollos?. Pues se cierran las fronteras y en paz; verás como no incide. Y de paso se revitaliza el mercado de mantas zamoranas, que siempre serán más baratas que los kilowatios. ¡Tanto capitalismo desregulado y tanta leche!

Monday, April 07, 2008

 

"No, pero ya no llueve como llovía antes..."

Cada vez que oígo esa simpleza no sé si reirme o apiadarme del que la dice.

Y para que perdonéis mi aparente dogmatismo, empezaré contando que yo también cuento muchos días tontos en la breve historia de mi vida: En 1975, a mis treinta y cuatro añitos, en un día que cabalgaba sobre un poderoso pico de mi voluntad, pasé, de fumar treinta pitillos diarios a ninguno. Y persistí; que fue lo bueno. Tres, o seis, o doce meses más tarde, muchos pudieron oirme decir "ya no fumo". Pobre tonto. Aguanté treinta meses. Y recaí con fruición. Tarde aprendí que aquel "ya" que había utilizado no había sido más que un poco de soberbia, tontivana, como siempre.
Volví al viacrucis de recomenzar... Y ahora llevo sin probar el tabaco casi treinta años. Pero espero que nadie vuelva a oirme repetir, en lo que me reste vida, la tontería del "ya no...", sino un poco más humilde, "ahora no fumo".
Me he acordado de ello al oir esta mañana la frase inane que he copiado en el título. El tonto en este caso no es mucho más viejo que yo. Podría haberle hecho ver, en primer lugar, que los recuerdos alojados en la memoria es perfectamente demostrable que van mutando y, a medida que pasa el tiempo, alejándose más y más de la realidad original. Con lo que el valor de nuestras "seguridades" es bastante relativo.
Pero más aún: aunque diéramos por probado que ahora llueve, por ejemplo, sólo la cuarta parte, (no me duelen prendas hoy), sólo la cuarta parte, digo, que cuando el tal era pequeño, nunca podría admitirle que diga que ya no llueve como llovía, sino como mucho, que ahora no llueve como llovía en el tiempo de su niñez. Hasta ahí puede llegar; y ni un paso más. Ese "ya" maldito procede del estúpido dar por probado que el clima fue estable en los miles de millones de años, (sigo generoso: concedamos que sólo cientos de millones), en que ha estado lloviendo, haciendo calor, viento, frío, --ha habido un clima, en definitiva--, sobre el solar en que ahora está su pueblo. Todo esto antes de que a él lo parieran. Y, suponiendo que hoy sea el día central en la vida completa de la Tierra, al clima le queda otra temporadita para seguir mutando, con hombres o sin hombres. Y regido por unas leyes "del caos" cuya enumeración no es otra cosa que, una vez más, un intento de apresar lo que a la mente humana se le escapa.


¿Es que a ninguno de cuantos miles repiten esa estupidez del "ya" climático se le ha ocurrido pensar sobre lo que estoy escribiendo?. ¿"No será más cierto" que tienen un ego tan deleznable que no soporta afrontar la realidad de qué es la vida, considerada individualmente?

Pobres tontos; esconderse de los pensamientos no les modificará su destino: "que lo nuestro es pasar", como dijo el poeta. Lo de los climas también. Y lo de creer en esas inmutabilidades lo están auspiciando los mismos de siempre. Esos que pretenden que la Historia comenzó con ellos, y antes de Franco, la nada. Ambos cuentos, el del clima y el de la Historia "novelados", son en definitiva dos versiones del mismo despreciable propósito.

Pero que insistan, que les acabarán creyendo. Entre la LOGSE, y los métodos de manipulación que ya nos describió Huxley en "Un mundo feliz", sólo va a ser cuestión de que insistan un par de miles de veces más y todo será verdad. La primera Verdad con la que comenzarán la nueva Historia: "En el principio, y antes de que el hombre lo destruyera, el clima era..."

("Padre, perdónalos, porque no saben lo tontos que son").

Monday, January 28, 2008

 

¡ Para qué seguir pensando tras el desengaño !

Aun tenía en el tintero la conclusión de mis largas reflexiones sobre el “cambio climático”, (que los que andamos justitos de neuronas tenemos que pensar mucho incluso para llegar a poco).
Pero he desistido. De pronto he alzado la cabeza contemplando todo en derredor, y me he dado cuenta de que me estaba entreteniendo en golpear un pelele de trapo que nos han soltado para distraernos. Todo lo que han argumentado no contiene en sí mismo ni un solo razonamiento, no ya científico, sino meramente lógico. “Los científicos ya tuvieron su momento”, les dijeron en Bali a algunos de éstos que aún pretendían debatir.
Como en su lucha contra los transgénicos, ¿observaron?. Parecían ir perdiendo, y de pronto se alzan con importantes triunfos. ¿Por qué?, ¿por qué todo?. ¿Es que se están exhibiendo argumentos?. ¿O más bien sentencias sin juicio previo, consignas, slogans publicitarios que fabrican “opinión”?.
No; si alguien estuvo en disposición de debatir, su tiempo –ya lo dicen-- ha pasado. Quizá ha pasado el tiempo de toda batalla y sólo queda proteger, cada uno como pueda, su propia razón de la locura; la que va reblandeciendo cualquier argumento de racional pre-existente, como un magma obnubilante y esterilizador, que no cesa de fluir desde “los medios” y va invadiendo todos los rincones que detecta habitados por el alma humana. Es peor que la imaginada pesadilla de Farenheit 451. Porque ya no necesitan de lanzallamas para acabar con los libros. Están siendo barridos por bazofia escrita, hablada o expuesta en imágenes. Y los espacios del espíritu que ellos ocuparon no son ya sino inmensa oquedad en la que la estupidez resuena con mil ecos confundidos. Éste sí es el verdadero y gravísimo cambio climático que se nos ha venido encima...

Monday, January 14, 2008

 

... y en la fotosíntesis puede estar la solución.

Creo que, hoy más que nunca, y sobre cualquier problema que se nos plantee, hemos de pensar todos. Por mero “instinto” de supervivencia, es una función que no vamos a poder delegar. Aunque nuestras neuronas tengan muchas limitaciones, estamos obligados a no aceptar directrices de nadie como artículos de fe, como hasta la fecha hicimos. Por muy “científica” que sea la etiqueta que luzcan. No sé si en otro tiempo hubo razonamiento científico libre; yo pensaba que sí. Pero de lo que estoy seguro es de que hoy es casi inexistente, y de que, desde luego, en su mayor contingente está de una u otra forma secuestrado por el Poder bajo muy eficaces presiones.
En estas condiciones no podemos librarnos de la dolorosa sospecha de que, cuantos comunicados emanen de todos los comités científicos, (los que ahora haya y los que pueda haber), no serán otra cosa que “la voz de su amo”. Así la autoridad de la Ciencia mundial queda ante nuestros ojos completamente des-autorizada.
¡En qué gran soledad nos hemos quedado!. Pero esto es lo que hay, y cuando nos cansemos de llorar, vamos a tener que empezar a pensar, como desde el principio es nuestra obligación.

Decíamos que desde hace años venimos desplazando el equilibrio de gases de la atmósfera hacia un incremento del CO2 actual, que por nuestra actividad va a ir acercándose previsiblemente, --no sé si mucho o muy poco--, hacia los niveles que tuvo hace muchos millones de años, a pesar de que los océanos sigan funcionando como grandes “digestores” de anhídrido carbónico. Y seguirán, más eficazmente cuanto mayor sea la concentración de CO2 en la atmósfera. Pero aunque ésa sea una solución, no será toda nuestra solución, porque su capacidad de “digerir” CO2 y trasladarlo hasta las profundidades en forma de carbonatos, es más lenta que nuestra actividad emisora al ritmo actual. Hemos de encontrar una manera más eficaz de fijar en la litosfera, por lo menos casi, tanto CO2 como producimos. (El resto, podemos encomendárselo a los océanos).
Y el único camino para ello es el más lógico y, además, me parece que sin alternativa real: volver a fotosintetizarlo. Aprovechándonos de que la energía luminosa es “inagotable”, (pensar en que su duración será también finita me parece que no tiene interés alguno para nuestra especie), reciclemos ese CO2 excedentario que tanto parece preocupar a algunos. Realmente no hay motivo para tanto si nos damos cuenta de que él es un componente de ese “acumulador” geológico que el hombre descubrió y que resulta que es recargable. Hasta ahora sólo estamos utilizando la primera carga, y aún quedan decenas o tal vez centenares de años para que esta primera se agote; ¿y tanto les está estorbando ya a esos profetas del Apocalipsis?
¿Por qué tanto aspaviento sin considerar siquiera que quizá sea la hora adecuada para empezar a reciclar anhídrido carbónico?. ¿Es que no se les ha ocurrido?. Seguramente sí, pero lo que me estoy maliciando es que aquí hay gato encerrado. Que no se trata realmente de dar solución al CO2 excedentario; sino que, fracasado el “paraíso soviético”, (tras varias décadas de éxito personal para unos cuantos centenares o miles de jerarcas, no lo olvidemos), algunos cuantos estudiosos de aquel fenómeno han concebido la idea de crear ahora "el paraíso mundial", con miles de millones de esclavos convencidos de la necesidad de entregar aún un poco más de sudor a sólo unos cuantos miles de "sacrificados" que ejercerán la penosa tarea de dirigirles, administrarles y seguirles predicando incansablemente que la esclavitud se llama libertad y el infierno paraíso.

Wednesday, January 09, 2008

 

La fotosíntesis estuvo en el origen del "problema"

Como decíamos allá por finales de noviembre, a estas alturas de nuestra Historia es ridículo salir con que el CO2 es un contaminante. Pero aunque sumemos a esta falacia todas las que van contando por ahí los “algores”, “zapateros” y otros sandios de la cuerda, no dejará de ser cierto que el hombre actual está colaborando decididamente en la modificación del “equilibrio” de gases, (nunca en statu quo) que existiera antes de su intervención. Eso es indiscutible, y no hace falta echar mano de campañas para ponerlo de manifiesto: la Humanidad ha logrado el procedimiento de sacar de nuevo a la luz miles de millones, -- o billones, no sé--, de toneladas de hidrocarburos que se encontraban durmiendo desde hace centenares de millones de años en capas profundas de nuestra litosfera. Una inmensidad de materia combustible cuya masa es como una enorme pila cargada de energía que los hombres han conseguido hacer aflorar. ¿De que energía?. Luminosa. La fotosíntesis que miríadas de desconocidos seres vegetales fueron realizando a lo largo de años y años de estar recibiendo la luz de “aquel” sol. Y vegetando en una atmósfera super-rica en CO2, como fue aquélla. ( O sea, contaminadísima, según el juez americano).
Bien sabemos todos, --seamos “del pelo” que seamos--, que encontrar tan portentoso acumulador y conseguir exprimirle la energía que almacena, han sido logros tecnológicos de los cuales el ser humano no debería sentirse poco menos que apesadumbrado, como ahora pretenden, sino muy orgulloso. Nada de esto le fue regalado, sino que lo conquistó con inteligencia y trabajo.
Pero es obligatorio tomar en consideración el hecho de que no conocemos ni podemos prever las consecuencias que para nuestro estado climático “ideal” pueda tener la modificación de los porcentajes de gases de esta atmósfera al reinyectarle el CO2 que antes tuvo; porque no tenemos ni la más remota idea del nivel de “vivilidad” que aquel equilibrio de gases habría ofrecido a la especie humana, si por aquellas calendas hubiera habido hombres dispuestos a intentar la aventura de probarlo.
En esta tesitura debemos afrontar como una realidad insoslayable el temor que siempre suscita transitar por lo desconocido. Pero lo cierto es que sólo “al andar se hace camino”; y la alternativa, hoy por hoy no existe. Salvo las cavernas a las que algunos “utópicos” quieren que volvamos los más, para que los menos, (ellos, los escogidos, los que detentan el Poder), puedan seguir disfrutando su estatus superior --por “razones de Estado”, imagino que nos dirían, al ser ellos los que trabajan por el bien de todos, bla, bla, bla…
La burra que se han propuesto vendernos, quizá no esté bien dibujada todavía, pero bien esbozada sí la tienen. Y Europa Occidental, muy progresista, ya tiene firmadas sus “opciones de compra”. La cuestión es saber si los chinos, hindúes, filipinos… (por ejemplo), van a estar dispuestos a enterrar su aún nonata prosperidad. Porque --¡qué mala suerte!--, justo ahora es cuando comenzaban a tocarla con la mano.
Hemos de seguir pensando sobre esto…

Wednesday, November 28, 2007

 

Es la fotosíntesis, imbéciles...

Una experiencia amarga que en estos tiempos nos está tocando vivir día a día, es la de vernos obligados a irle retirando nuestro respeto a tantas personas e instituciones que fueron puntos de referencia moral para nuestros antecesores.
Y no creo que proceda de una actitud excesivamente exigente por nuestra parte. Por ejemplo, creo que todos somos muy conscientes de que los Tribunales están formados por seres tan falibles como los demás, o muy poco menos. Y sin embargo nuestra sociedad ha venido teniendo a honra acatar las decisiones de los Jueces. Lo cual, --no deberían olvidarlo--, se ha debido en parte a sus merecimientos y en parte a los criterios generosos que la sociedad estuvo, desde lejanos tiempos, dispuesta a utilizar para medir su valor.
Pero llega el momento en que hay que decir hasta aquí. Como juez bienintencionado un hombre se puede equivocar. Lo que no puede perdonársele es que se salga de sus específicas funciones para hacer el gilipollas. ( Cuando no para algo aún peor, pero dejemos ese aspecto por hoy.). Me refiero ahora a un alto juez de los EE.UU que, en el país de más sobresaliente tecnología, no ha creído necesitar asesoramiento científico alguno para pontificar como artículo de fe judicial ¡que el CO2 es un contaminante!. Ea. Habló Blas, punto redondo. Pues por muy hermosa que sea su peluca, y mucho antes de que el CO2 sea un contaminante, lo que ha dictado no es jurisprudencia, sino una gilipollez.
Eso sí, probablemente nadie le llame la atención por ello, porque no van por ahí los tiros de la corrección política de los imbéciles actuales.
Sólo hemos de compadecer a unos cuantos jovencitos de su país por el cacao mental en que se verán sumidos cuando el profesor de biología les explique la maravillosa y aún en parte no explicada, fotosíntesis. La compleja reacción química gracias a la cual sus abuelos de muchas generaciones estructuraron sus viviendas con la madera que sus árboles fabricaron a partir de CO2 y energía luminosa, principalmente.
Unos cuantos jóvenes, sí; porque tal vez porcentualmente no sean muchos los que paren mientes en semejantes "minucias". Y a lo mejor el objetivo del Tribunal es múltiple y abarca incluso el propósito de fabricar cacao mental donde hubo o pudo haber ideas claras.
Que Dios confunda a tales “tribunales” en la misma medida en que ellos intentan confundir a la sociedad.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?


My blog is worth $1,129.08.
How much is your blog worth?